De manera casera, sin conservantes ni aditivos de ninguna clase. Al modo tradicional, con los tiempos de cocción justos. Solo utilizamos técnicas de cocina industrial en la conservación y envasado de nuestros platos, el resto es exactamente igual que lo haría tu madre o tu abuela.